Ciudades Verdes

Por: Alma Rosa Hernández Falcón

A nivel internacional han surgido diversos documentos e instrumentos jurídicos para generar las condiciones mínimas para su preservación y conservación, los cuales se rigen por ciertos principios básicos, siendo fundamental el principio consagrado en la Declaración de Estocolmo del 16 de junio de 1972, sobre el medio humano, el cual establece: “el hombre tiene el derecho fundamental… (al) disfrute de condiciones de vida adecuadas a un medio de calidad tal que le permita llevar una vida digna y gozar de bienestar, y tiene la solemne obligación de proteger y mejorar el medio para las generaciones presentes y futuras”. Derivado de esto existe a nivel internacional y nacional una política pública ambiental integral que se ha empezado a desarrollar, principalmente en ciudades de Europa, la cual se denomina Ciudades Verdes.

Sin embargo, en México se ha presentado un problema para la generación y transformación de las Ciudades Verdes, el cual radica primordialmente en la carencia de las dos principales características que se requieren, esto es, el trabajo coordinado y conjunto entre gobierno y sociedad, así como la buena planeación de la urbanización de las ciudades.

Lo anterior, ha generado que las ciudades de nuestro país crezcan de forma exponencialmente desordenadas, sin guardar un equilibrio con el medio ambiente, violentado las leyes de urbanidad, con la carencia de los servicios básicos que ponen a los habitantes en riesgo de su integridad física, generando problemas de salud pública, así como desastres naturales, todo esto a causa de un síntoma y un mal que aqueja al ciudadano mexicano, la falta de compromiso, a que me refiero con esto, a la apatía que invade a nuestra sociedad, a señalar únicamente los errores del gobierno sin mirar los propios, a la falta de voluntad para trabajar de la mano con las autoridades o en su caso de trabajar como sociedad de manera organizada para generar proyectos que no solo nos permitan embellecer nuestras ciudades, sino que además nos ayuden a elevar la calidad de vida, generando un futuro mejor para las generaciones venideras.No se trata de resignarnos y de realizar un trabajo que pensamos no nos corresponde y, es que es justo esa idea lo que ha generado el caos y el estrangulamiento de nuestras ciudades.

Por otra parte, la falta de compromiso y de continuidad por parte de las autoridades ha generado que no se cuente con una buena planificación de estrategias y de proyectos para generar CIUDADES VERDES, esto se refiere a que cada 3 o 6 años dependiendo del nivel de gobierno, inevitablemente con el cambio de administración, se modifican o desechan todas y cada una de las políticas y programas, más allá de que se trate del mismo o de diferente partido político, se tiene la firma convicción de que todo lo hecho por el o la anterior no funciona.

Lo que ha generado que ciudades como Copenhague o Vancouver se conviertan en CIUDADES VERDES y referentes mundiales ha sido primordialmente el establecimiento y la continuidad de objetivos comunes necesarios para alcanzar una meta: “ser ciudades sostenibles para elevar y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos”, ¿a dónde quiero llegar con esto? A la imperiosa necesidad de generar esta sinergía entre gobierno y ciudadano; el primer nivel en el que se debe de trabajar es en los gobiernos municipales, concientizar y hacerles ver la importancia de convertir sus ciudades en CIUDADES VERDES, en donde genere desarrollo y crecimiento respetando el equilibrio entre medio ambiente y la mancha urbana, en donde se satisfaga y atiendan las necesidades presentes sin poner en riesgo los recursos para las generaciones venideras, evitando de esta forma problemas de salud pública, en donde se le otorgue a todos los habitantes los servicios básicos, tales como drenaje y alcantarillado, evitando la contaminación de las aguas y el subsuelo.

Es una labor titánica pero necesaria y fundamental para nuestras ciudades y en gran medida para nuestro planeta. En responsabilidad de todos y todas, iniciar los proyectos que se requieran para convertir nuestras ciudades en Ciudades Verdes y sostenibles, para evitar el caos y el estrangulamiento de las mismas. Como generación, tenemos el compromiso y la oportunidad de revertir, errores en el diseño de las ciudades, hagamos de nuestras ciudades, el mejor lugar para vivir.

REDES SOCIALES:

FACEBOOK: ALMA HF

INSTAGRAM: almahefa

TWITTER: almahefa

Leave a Comment